0
BLOG-32

El encierro en casa, con teletrabajo o sin él, está suponiendo un cambio de hábitos para la mayor parte de la población, del que por supuesto, no escapa el café. Por una parte, porque para muchos el café, los cafés, es en gran medida un ritual social; pero también porque con el confinamiento los ritmos cambian, el transcurrir del tiempo también, y momentos del trabajo asociados al café desaparecen de nuestras vidas.

Pues harían bien en regresar. Porque los beneficios de su ingesta, especialmente los relacionados con el funcionamiento de la mente y la activación de nuestro cuerpo, cobran ahora especial relevancia.

Favorece la actividad, e indirectamente ayuda a adelgazar

No, el café no es adelgazante en sí mismo. Pero sí que acelera el metabolismo -es decir, aumenta la cantidad de energía que el cuerpo consume en relación con la que ingiere a través de los alimentos-, lo que no viene nada mal cuando la situación nos impide mover el cuerpo todo lo que nos gustaría o necesitaríamos. Por otra parte, nos mantiene más despiertos y activos, y eso también nos puede hacer más propensos al ejercicio físico. Más que pasarte el día con el ánimo de una marmota, desde luego. Por último, lleva mucho tiempo hablándose de los beneficios de la ingestión de cafeína «que se consume ampliamente en el deporte y el ejercicio por sus notables propiedades ergogénicas [que aumentan la potencia muscular] de renombre, incluida la estimulación del sistema nervioso central y el desarrollo mejorado de la fuerza muscular», leemos en un estudio publicado en la revista ‘Nutrients’ por cuatro expertos de las Ciencias Deportivas de la Universidad de Derby (Gran Bretaña) titulado ‘The Influence of Caffeine Expectancies on Sport, Exercise, and Cognitive Performance’.

Te ayuda a concentrarte, a sacar fuerzas y a estar de buen humor

Si algo necesitamos en estos tiempos, tantas horas en casa, muchos con estrés adicional, es una droga que nos regale un respiro, nos haga sentir mejor, nos dé gustito… Esa droga se llama dopamina y la fabrica tu propio cuerpo. Es un neurotransmisor encargado de un montón de cosas buenas, entre ellas, proporcionarnos sensaciones placenteras. Pero no solo. Nos ayuda a concentrarnos, a ser receptivos, a memorizar, a sentirnos motivados y también más satisfechos con nosotros mismos. Ah, y a reírnos más, ya que también influye en el humor. Pues bien, la cafeína estimula la producción de dopamina. Por eso un café mejora nuestra concentración. De hecho, actúa positivamente sobre la función cognitiva en general (existe una creciente certeza, basada en décadas de estudios, en que en cantidades que oscilan entre las tres y las cinco tazas diarias actuaría como factor de protección contra la demencia y el mal de Alzheimer).

¡Vivirás más años!

Parece demostrado que la gente que bebe más café es más longeva. Lo revelaba no hace tanto un estudio británico muy ambicioso (una muestra nada menos que de medio millón de personas). Según el mismo, los bebedores de café tenían entre un 10 y un 15% menos de probabilidades de morir que los no consumidores durante una década de seguimiento. Claro, podrías pensar, esto puede ser correlación y no efecto (quién sabe, a lo mejor, la gente con mayor adquisitivo tiende más a tomar café, lo que significa que también tiene mejores condiciones de vida, puede permitirse una mejor sanidad…). Pero es que resulta que entre los cientos de compuestos químicos que contiene el café, hay potentes antioxidantes, lo que podría, según expertos como Erikka Loftfield, del Instituto Nacional del Cáncer estadounidenses, proteger las células. Y es que el café ocupa el sexto lugar en la lista de los 50 alimentos que contienen más antioxidantes.

Ayuda a prevenir la depresión

Aunque decir que el café previene la depresión puede parecer muy atrevido, realmente hay bastantes estudios de fuentes muy fiables que vinculan su ingesta con una menor incidencia de esta terrible enfermedad. Por ejemplo, una investigación que realizó la Harvard School of Public Health (HSPH), dependiente de la Universidad de Harvard, sugirió que cuatro tazas o más de esta bebida al día podía disminuir el riesgo de sufrir depresión en mujeres en un 20%.

Puede proteger tu corazón

También se ha demostrado que la cafeína, en la cantidad adecuada (según la European Food Safety Authority (EFSA), el organismo de la Unión Europea equivalente a la FDA estadounidense, hasta cuatro tazas de café al día es una cantidad segura), previene de enfermedades coronarias. Lo dice la Fundación Española del corazón, «según las últimas investigaciones, el consumo de esta bebida no sólo no resulta perjudicial para la salud de nuestro corazón, sino que puede protegernos de enfermedades cardiovasculares, respiratorias e infecciosas».

 

Tomado de elmundo.es, Ana Bretón, marzo 26 de 2020

SUBIR

X